31 enero 2018

Uno de cada cuatro usuarios en el mundo ya solo utiliza la banca móvil. Si el año pasado las previsiones hablaba de que este año se alcanzarían los 1.000 millones de usuarios en el mundo, la realidad es que a día de hoy el 54% de los usuarios activos de banca digital utilizan la banca móvil.

España, junto con Países Bajos, son los países de Europa que más han crecido, aunque fuera de Europa, Estados Unidos los supera en un 2% alcanzando un 51% de usuarios móviles. El porcentaje de europeos que utilizan la banca móvil ha crecido un 6%, situándose ya en 47%, y un 16% más espera comenzar a utilizar la banca móvil en los próximos 12 meses. Esto supone un crecimiento interanual del 56% y confirma que en 2017, más de la mitad de los europeos ya serán usuarios habituales de la banca a través de sus dispositivos.

Los consumidores acceden a la banca móvil desde sus smartphones (48%) o Tablets (26%) principalmente, aunque ya empiezan a aparecer usuarios que acceden a través de wearables o Smart TV (aunque los datos son todavía irrelevantes). La mayoría utiliza este servicio varias veces a la semana (16%), varias veces al mes (15%), e incluso un 12% afirma acceder a su banco desde el móvil varias veces al día.

Comparado con otros tipos de contacto que los consumidores pueden tener con su banco, la facilidad de uso y de visualización de los datos bancarios convierten al móvil en el canal de contacto con el banco (junto a la banca online) más utilizado diaria y semanalmente. De hecho solo un 4% de los usuarios de banca móvil afirman utilizarla solo una vez al año o menos, y un 72% de las entidades financieras creen que en 2020 sus clientes dejarán de ir personalmente a sus oficinas bancarias por el auge del uso de la banca móvil.

Contar con un mayor control de sus finanzas y mejorar su gestión, son las razones principales por la que los usuarios optan por la banca móvil. Así lo indica un 72% de los europeos, y un 50% a nivel mundial.

Este convencimiento de que la banca móvil ayuda a mejorar las finanzas parece ser algo de lo que los consumidores son conscientes cuanto más utilizan los servicios de banca mobile. Aquellos usuarios que comenzaron a utilizar la banca desde el móvil en 2014 son los que más control afirman tener de sus finanzas (53%) mientras que los que comenzaron en 2015 consideran que han mejorado su control solo un 47%. La banca móvil se usa por primera vez en Europa por su utilidad y comodidad (54%), porque el banco ha comenzado a ofrecerla (17%), o porque se han superado los miedos frente a su seguridad (10%). Sin embargo, todavía hay gente que no utiliza la banca móvil por diversos motivos: el principal es la desconfianza (un 56%), seguida de la falta de interés porque “no ofrece nada nuevo” (22% y 28%), o la dificultad para comprender su funcionamiento (para un 11% y un 12%).

Siga nuestras publicaciones y sabrá los detalles de cada una de las temáticas, mañana publicaremos el último título del informe.

(Fuente: Informe ditrendia 2017)