Que es el SMS y MMS

8 julio 2020

Post Title

SMS es una sigla que puede hacer referencia a diferentes conceptos.
Su uso más habitual, de todos modos, está asociado a la noción inglesa de Short Message Service (la cual puede traducirse como “Servicio de Mensajes Cortos”).
El SMS, por lo tanto, es el servicio de la telefonía celular (móvil) que posibilita enviar y recibir mensajes de texto de extensión reducida.
También se conoce como SMS a estos mensajes en sí mismos.

Desarrollado a mediados de la década de 1980, el SMS original permitía crear mensajes de entre 140 y 160 caracteres de siete bits. Con el tiempo, el servicio empezó a incluir otras opciones, como la posibilidad de añadir contenidos más allá del texto o de unir diferentes mensajes para ampliar la longitud.

El procesamiento de los SMS se produce en el Short Message Service Center (SMSC).
Para que dicho procesamiento sea posible, cada mensaje incluye datos como el número telefónico del destinatario y del remitente, la fecha en la que se produjo el envío, etc.
Debido a la inmediatez del contacto y a que resultan más económicos que entablar una comunicación de voz a través del teléfono, el SMS se masificó en todo el mundo e incluso acarreó importantes cambios sociales.
La popularidad de los SMS y de los teléfonos celulares, además, impulsó el desarrollo de una nueva forma de publicidad: las empresas envían sus promociones y ofertas a través de este tipo de mensajes.

El SMS evolucionó con el tiempo para ofrecer el denominado MMS (Multimedia Messaging Service, que se puede traducir como «Servicio de Mensajería Multimedia«), gracias al cual es posible el envío y la recepción de contenido mixto, el cual puede incluir fotos, sonido y vídeo. Uno de los beneficios del MMS es que también permite enviar mensajes directamente a cuentas de correo electrónico.

Sin embargo, a pesar de su potencial, el límite de cada mensaje no suele superar los 300 KB, un número insignificante en comparación con otros servicios, especialmente dentro del marco de las aplicaciones móviles.

Por otro lado, el miedo a los ataques tales como el robo de identidad hace que muchas personas eviten sistemas como WhatsApp y continúen usando SMS para sentirse más seguras.

Además, sigue siendo un medio más privado, ya que no da al receptor más información que el número de teléfono del remitente, y no le permite saber si se encuentra conectado, del mismo modo que este último no puede saber si el destinatario ha leído sus mensajes.